Octubre 18

Dejad que los niños se acerquen a los libros

La infancia es el momento idóneo para sembrar la semilla del bien en los niños. Todo lo positivas que sus esponjas absorban se irá desarrollando de manera apropiada a lo largo de sus vidas. Los niños, esos locos bajitos que luego crecen y arrastran los problemas que un día tuvieron, las infelicidades que no les dejaron ser niños.

Hay que pensar en ellos, en su armonía. Hay que alejarlos de los problemas, motivarlos para que sean buenas personas y estudien, pero sin agobios. Y qué mejor compañero de viaje que la lectura para crecer. Un niño divirtiéndose con un libro en sus manos está obligado a ser una de las mejores cosas para el futuro de la humanidad.

Maestros, padres, pedagogos, por favor, no haced que algo tan hermoso como la lectura sea odiado por los niños. Obligar a leer y a tener que acabar un libro por disciplina dictatorial no traerá nada bueno.

Probemos con los clásicos de la literatura que nunca fallan: La isla de tesoro, Las aventuras de Huckleberry Finn, Las aventuras de Tom Sawyer, Manolito Gafotas… Probemos con los cuentos hermosos de Hans Christian Andersen, los hermanos Grimm o el fastuoso Perrault… Probemos con los libros infantiles de esos maravillosos autores españoles contemporáneos que cada vez abundan más y mejor adaptan su mensaje a los pequeños. Probemos, por favor, probemos pero sin forzar.

Si el niño no quiere leer lo que se le sugiere, no pasa nada. Habrá más oportunidades de engancharlo a la lectura. Ahí están los comics y tebeos, los de siempre y los modernos. Ahí están las historietas. Ahí están las novelas gráficas para niños que poco a poco irán abriendo el gusanillo de la lectura en ellos. Y, otro consejo, por favor, prediquemos con el ejemplo: si un niño ve leer a sus padres, tenderá por fortuna a imitarlos, igual que también suele imitar todo lo malo.




Publicado Octubre 18, 2016 por Ernesto in category "Informacion