enero 17

El rey del deporte y su mochila brillante

En un lugar de Madrid, vive un niño llamado Eduardo, que tiene como pasión jugar todos los deportes que practicaban en su colegio. Un día en el colegio se celebraba el aniversario del colegio y se estaba realizando una competición en fútbol y en carrera de bicicleta, donde Eduardo quería participar en los dos deportes, pero su mamá le recomendó que sólo podía participar en uno. Eduardo se mostró malcriado y grito muy fuerte” yo quiero jugar fútbol y competir con la bicicleta, quiero, quiero mamá”.

Eduardo un niño de 6 años, no entendía que no podía participar en las dos competiciones, sigue de malcriado y se pone a llorar abrazando a su mochila brillante; al llegar a casa del colegio y su mamá le dice ven a comer y no quiere, sigue de malcriado porque no lo complace. Al llegar el día del aniversario del colegio, Eduardo busca su bicicleta en la cochera y sale corriendo en busca de su mamá para que lo acompañe al colegio, y cuando llegan al colegio se dan cuenta que no tiene su mochila brillante. Lo que Eduardo llora y su mamá decide buscar la mochila brillante. La secretaria de la empresa Sonia Rivas, Fontaneros opina, los niños cuando actúan con un comportamiento de malcriadez algo le pasa por su comportamiento y las mamas tratan de complácelos, aunque a veces no se pueden romper normas que el colegio propone.

La mamá de Eduardo busca y busca la mochila brillante y hasta que por fin la encontró, salió corriendo a entregársela y su sorpresa fue que Eduardo había hecho 5 goles, para su equipo y los maestros y compañeros estaban emocionado y reían mucho de la alegría de verse ganadores gracias a un niño de 6 años que ama el deporte.  Eduardo al ver a su mamá con la mochila de brillante, la abrazó y le dijo sonriendo ¡gracias mamá eres grande, conseguiste mi mochila de la buena suerte y ahora ganaré el desafío en bicicleta! Un niño de 6 años con tanta perseverancia es maravilloso, expresa el señor Carlos de la empresa Pintores este niño tendrá un futuro de muchos éxitos y será un gran deportista.

Pasa las horas y llega la competición en bicicleta en la categoría de 6 A 10 años y Eduardo muy respetuosamente les pide a sus maestros que le permitan participar, los maestros se reúnen y toman la decisión de permitirle participar por ser el mejor en el fútbol, por él ganó su equipo. Eduardo al recibir la noticia, saltaba de alegría y se colocó su mochila brillante en la espalda y se montó en su bicicleta, la mamá lloró de alegría y al mirar la final de la competencia, se dio cuenta que su hijo logró el segundo lugar en tan esperada competición. Eduardo gozó su título de segundo lugar, y ya está practicando para obtener el primer lugar a futuro y siempre acompañado de su mochila brillante. ¡Un ejemplo maravilloso el final de este cuento!  ¡Lo crees!




Publicado enero 17, 2019 por admin in category "Informacion