junio 26

Lucrecia “Hada Madrina” de la felicidad en la escuela

Un día muy bonito Lucrecia una niña de 7 años, saltaba y corría por toda la escuela de pasillo a pasillo, ella cantaba y sonreía con mucha naturalidad. en ese momento de tanta alegría se le acerca su maestra le pregunta ¿a qué se debe tanta emoción?, la niña le contestó mañana es un día especial, yo seré el hada madrina de la escuela y haré brillar con muchos colores toda la escuela y todos serán muy felices. La maestra sonríe y le dice a la niña, ustedes los niños de esta escuela hacen brillar la escuela con sus cuentos, gritos y travesuras; la maestra un poco confundida se marchó y le dijo acompáñame al salón el recreo terminó.

En el salón Lucrecia reunió a todos sus compañeros de clase y les dijo: yo seré su hada madrina, todos rieron, gritaban y comentaban “eso sólo ocurre en la fantasía imaginaria de los cuentos”. Lucrecia pensaba en no hacer magia y ni brujería, no podía; pero ¿qué hacer para cumplir este deseo? La socióloga María asesora de la empresa Pintores refiere, los niños son fantasiosos e imaginario, es allí donde nace la esencia de la inocencia. Continua la asesora de Pintores no hay que subestimar sus reacciones, sus ideas y sus proyectos, ya que a veces son hábiles en lo que proponen.

El hada madrina Lucrecia ya tenía ideas para llevar a cabo la felicidad que anhela para su escuela. Habló con cada papá y mamá de los niños no solo de su salud, sino también, de toda la escuela y pidió que todos en el día de mañana trajeran un globo inflado del color que más le agrade a su hijo acompañado de un regalo para él. Lucrecia hizo invitaciones por teléfonos, presenciales y por escrito con la ayuda de sus padres. El director comercial de la empresa Cerrajero comenta, es posible que los niños a través de sus ideas y sueños, mejoren las relaciones familiares y con los amigos. Lucrecia representa una niña con mucho interés de hacer feliz a los demás, sin esperar nada a cambio; sus intenciones están llenas de amor y ternura.

Llega la mañana a una escuela, donde un hada madrina traerá sorpresas a todos en el colegio; la gran entrada fue la de Lucrecia, vestía con un resplandeciente traje rosado con encajes, flores y mucho brillo y con su varita mágica en su pequeña mano. Con alto gorro de muchos colores pasteles que le relejaban genialidad al vestido. Todos la observaban; los niños la veían como si de verdad se trataba de un hada, las maestras comentaban, si es Lucrecia y sus padres sonreían y sentían mucho orgullo y admiración. Aparecen los padres de los niños con globos de colores y con sus regalos, todos muy alegres en el patio de la escuela, los niños gritaban gracias Lucrecia y ella gritaba de emoción, gracias Diosito, gracias papá y mamá por creer en mí. Pero la gran felicidad fue el brillo de un gran arcoíris que posó sobre el patio de la escuela, colorín colorado este cuento trajo un hada con colores, radiando felicidad a todos.




Publicado junio 26, 2018 por admin in category "Cuentos